CCOO tacha de “chapuza” las notas de Auxiliares Administrativos de Sanidad

“El Tribunal de Selección de la categoría Auxiliar Administrativo cuenta sus intervenciones por fiascos sonoros”, señala Comisiones Obreras con motivo de la publicación de las notas de un examen realizado el 15 de mayo de este año por Sanidad.

Además de criticar inicialmente la tardanza de estas calificaciones, el sindicato apunta en un comunicado que las preguntas que habían sido impugnadas por los opositores se han resuelto de una forma que definen de “curiosa: se han mantenido algunas de las erróneas y se han eliminado preguntas correctas sin ninguna justificación ni motivo.”

Denuncian que a a pesar de que las Bases indicaba que el examen constará de 150 preguntas, al corregir, el Tribunal lo hace sobre 151 preguntas. “Como no se explica cuál es esa pregunta polizona que tarde o temprano habrá que eliminar, resulta que las 444 personas que están a escasas décimas de aprobar (o suspender) por encontrarse demasiado cerca de la nota de corte, no saben a estas alturas si en realidad están aprobadas o suspendidas. En otras palabras: peor, imposible”, critican.

Al sólo aprobar 15 personas en el turno de promoción interna, donde se ofertaban 175 plazas, las 160 plazas sobrantes se incorporan al turno libre, con lo que ofertarán finalmente 568 plazas (las 408 iniciales más las 160 provenientes del turno de promoción interna).

Al aprobar más opositores en el turno de discapacidad que plazas se ofertaban (99 para 31 plazas), los opositores que no obtengan la fijeza por este turno (68) se incorporan al turno libre, ocupando el orden que corresponda a su puntuación. Según detallan desde CCOO, de este modo, el número total de opositores en el turno libre queda finalmente establecido en 2.287 (2.233 + 68), que competirán por 568 plazas. Esto hace una proporción de 4 opositores por plaza ofertada.

Comisiones Obreras manifiesta su voluntad de impulsar cualquier iniciativa que implique recuperar la normalidad en este proceso selectivo, “demasiado lleno de irregularidades” y piden que las preguntas anuladas “sean las incorrectas y sólo las incorrectas”, y que se detecte la pregunta que el Tribunal ha corregido de más y, a partir de ahí, se rehagan las calificaciones, esta vez sobre un sustrato correcto de preguntas y respuestas.