Algunos consejos para el buceo libre

En verano el buceo libre o snorkeling es una práctica habitual entre numerosos bañistas. Es sencillo y entretenido. Pero existen una pequeñas pautas para disfrutar más y evitar sorpresas.

1. Aprenda a usar el material. Las gafas deben ajustar sin oprimir (ligera ventosa); el tubo debe ser grueso y sin válvulas. Las aletas tienen que tener diseño contra los calambres (palma en ligero ángulo respecto de la planta). Lleve consigo un pequeño cuchillo para desembarazarse de obstáculos (cabos o redes flotantes).

2. Planifique su recorrido atendiendo a las corrientes, la temperatura del agua y sus propias fuerzas. Bucee siempre acompañado.

3. Señalice su presencia remolcando una boya de color naranja, en caso de que se enfrente a largos recorridos.

4. Compruebe periódicamente su posición respecto a la costa, vigilando el ruido de hélices y observando la procedencia del sonido. Si es necesario, levante un brazo para ser mejor visto desde una embarcación que se aproxima demasiado.

5. Respete la fauna marina.