Agricultura ve en el cultivo de tuneras una opción de negocio para los jóvenes

Antonio Morales detalló los planes sobre el cultivo durante los próximos meses.

El consejero de Agricultura del Cabildo de Lanzarote, Antonio Morales (CC), ha adelantado los detalles del plan de recuperación de fincas de tuneras abandonadas, un proyecto que tiene previsto poner en marcha el Área con la colaboración del Gobierno de Canarias.

Ha explicado Morales que la intervención tiene como uno de sus principales objetivos “atraer a los jóvenes agricultores a este cultivo que tiene unas enormes potencialidades, con el fin de revitalizar su producción e impulsar la creación de puestos de trabajo”, apuntaba durante su intervención hace unos días en la sede de la Sociedad Cooperativa Guatiza-Mala.

Allí se celebró el I Encuentro de la Recuperación del Cultivo de la Cochinilla, organizado por el Gobierno de Canarias y Cabildo de Lanzarote a instancias de los miembros de esta Sociedad, la Asociación Milana y agricultores de la isla.

Antonio Morales también recordaba el estudio que maneja su Área donde se recogen las fortalezas de este cultivo como la cría y recolección de la cochinilla con el fin de obtener tintes naturales, el aprovechamiento alimentario de su fruto, el higo picón, la posibilidad de obtener biomasa a través de esta planta, o su capacidad para mejorar el suelo agrícola; relataba Morales mientras también aludía a la necesidad de “formar a los jóvenes agricultores que quieran trabajarla”.

Este encuentro contó con la nutrida asistencia de representantes del sector, y la participación -además del consejero responsable del Área de Agricultura y Ganadería- del director del Instituto Canario de Calidad Agroalimentaria (ICCA), José Díaz-Flores, y el presidente del Instituto Canario de Investigaciones Agrarias (ICIA), Juan Francisco Padrón, que estuvieron acompañados por dos técnicos que resolvieron las dudas planteadas por los agricultores. Además, también estuvo presente el alcalde de Haría, Marciano Acuña.

El impulso de la Denominación de Origen Protegida (DOP) ‘Cochinilla de Canarias’ y todas las posibilidades que plantea esta declaración concedida por la Unión Europea, la recuperación de fincas de tuneras abandonadas, el aprovechamiento alimentario de los higos picones y la obtención de biomasa de la tunera, fueron los principales asuntos abordados.

José Díaz Flores destacó el importante papel que juega la DOP en la diferenciación de la producción del Archipiélago frente a la de otras regiones, “un producto de gran calidad que se produce de forma ecológica y muy ligado a nuestras tradiciones”; y subrayó “la necesidad de potenciar las actuaciones para dar a conocer y promocionarlo, así como a reforzar su comercialización, con el fin de seguir impulsándolo en Canarias y, sobre todo, en otros mercados”.