23 años sin César Manrique

Hace 23 años que falleció César Manrique; y los trabajadores de los Centros Turísticos y una pequeña parte de la sociedad norteña volvían a tributar un sentido homenaje al insigne artista en el camposanto de Haría. Los alumnos del CEIP San Juan de Haría, Carmensa De la Hoz y el grupo Coros y Danzas de Arrecife fueron también protagonistas.

Como es habitual, el grupo de alumnos fue el encargado de abrir el acto recitando unos textos escritos por Manrique sobre los acordes de una guitarra que tocaba una de sus compañeras.

Entonces, tomó el testigo Carmensa De la Hoz. La amiga y colaboradora de César Manrique, “muy emocionada”, trazó una breve pero sentida semblanza sobre el artista y pidió mantener vivo el legado de alguien que “está permanentemente con nosotros porque no se ha ido. Mantenemos vivo ese espíritu combativo que nos sirve para defender y conservar su legado impecable, una palabra que le gustaba mucho usar a él”.

De la Hoz destacó la faceta artística de Manrique, “reconocido internacionalmente como uno de los pioneros del land art y creador de un patrimonio único en el mundo que disfrutamos quienes vivimos en la isla”. En este punto, De la Hoz recordó el compromiso anunciado ayer por el artista grancanario Pepe Dámaso por el que donará todo su patrimono artístico al pueblo canario: “en ese legado hay más de 800 cartas de Manrique, miles de fotografías, películas y bocetos de obras con los que todos podremos disfrutar en la futura sede del Museo Dámaso en Lanzarote”.

El presidente del Cabildo de Lanzarote, Pedro San Ginés, por su parte, apuntó que César Manrique “impregnó, nos impregnó a todos, porque me incluyo, de una especial sensibilidad hacia el entorno, el medio ambiente y el patrimonio que aún hoy mantenemos viva”.

Genialidad, dentro y fuera de la Isla

César Manrique también dejó un importante legado fuera de su isla natal. Destacan el espectacular mirador de La Peña, en El Hierro; el mirador de Palmarejo, en La Gomera; el Parque Marítimo de Puerto de la Cruz y Playa Jardín, en Tenerife; el Centro Comercial La Vaguada, en Madrid, y el amplio Parque Marítimo del Mediterráneo, en Ceuta. Son todas ellas creaciones de espacios públicos, trabajos de arquitectura y urbanismo verdaderamente singulares donde el entorno natural es el principal protagonista.

Para César Manrique la naturaleza no fue sólo la referencia fundamental para su creación artística sino también para su vida.

20150924142312746